jueves, 15 de octubre de 2009

Características de la pirámide invertida

Para conocer sobre las particularidades de la pirámide invertida habría que definirla como una estructura de la cual se desprenden ciertos elementos que contienen rasgos significativos y diferentes entre sí.

Así pues mencionaremos que dentro de estructura jerárquica encontramos a la entrada o lead en un primer nivel; el material que lo explica y amplía seguido de los párrafos de contexto en un segundo nivel (el cuerpo de la noticia en sí); y por último, un material secundarios o menos importante, que conforma el remate de la noticia (un tercer nivel de la noticia). Ahora pues empezaremos a deshilachar cada uno de estos elementos.

El lead es el primer párrafo de la noticia, en él se condensa sinópticamente toda la noticia en datos esenciales para una cabal comprensión de la misma (Géneros Periodísticos Informativos). Se destaca pues la información más sobresaliente y su técnica de realización se relaciona estrechamente con “la fórmula de las 5 W´S”.

Esta otra técnica de realización de la noticia responde en el primer párrafo al quién, qué, cuándo, dónde y el por qué del hecho (se les conoces como 5 W´S porque las iniciales de esos pronombres y adverbios empiezan con la letra “w” en el idioma inglés). Algunos autores consideran el how (cómo) la sexta W, sin embargo muchas veces esta se responde implícitamente en el qué y otras veces en el porqué.

Luego viene el cuerpo de la noticia, donde se desarrolla lo antepuesto en el lead. El cuerpo de la noticia, a su vez, reúne ciertos elementos que bien podrían ser las principales características de la pirámide invertida.

Aquí se establecen datos que complementan a lo enunciado en el lead, los detalles circunstanciales del acontecimiento. Estos tienen que ser desarrollados en párrafos individuales, de tal forma que se genere una independencia entre ellos y ayude al lector a comprender de una forma más detallada sobre aquello que se enteró, de una manera genera,l dentro de los primeros párrafos.

Aquí también es aconsejable, como lo menciona el maestro José Martinez Albertos, utilizar el recurso anglosajón denominado como Tie-in (o también conocido como background), donde se establece la relación de la noticia con otros hechos acontecidos en un pasado. Es decir, aquí hay que situar la noticia dentro de un contexto y su pasado, puesto que hay que recordar al lector que la noticia no se da asiladamente, sino que siempre guarda ilación con otras. Finalmente vendrán otros elementos de interés secundario que constituirán el final de la nota.

Este modelo de estructuración de la noticia genera una serie de ventajas para el lector, como también para el redactor. En primer lugar porque permite jerarquizar la noticia de lo más a lo menos importante, generando un orden de los hechos y que va a facilitar al lector enterarse brevemente, y desde el primer párrafo, de lo que sucedió.

Por otro lado, la jerarquización permite al periodista agudizar su sentido de síntesis y de selección con respecto a las noticias, otorgándole la facultad de determinar por su criterio qué es lo más trascendental.

Sin embargo, dentro de las desventajas podemos encontrar que la pirámide invertida otorga la información de una manera muy “masticada”, para ponerlo en términos del periodista Eduardo Quiroz (Manual de Redacción Periodística, Fondo Editorial de la Facultad de la Comunicación de la Universidad Peruana Antenor Orrego).

Él refiere que por medio de este modelo se reduce la información a simples “títulos ampliados”, lo que genera a su vez, que «el receptor se acostumbre a interesarse solo por el primer párrafo porque sabe que en él va a encontrar lo que pasó y esto puede conducir a una trivialidad y el facilismo tanto para redactores como para lectores».